BID

Intal Interactivo

Intal50años

Conduciendo hacia el futuro

Los cambios tecnológicos en la industria automotriz

Puertas Abiertas por las Nuevas Tecnologías
AutomotrizDesarrolloManufacturasTecnología
Puertas Abiertas por las Nuevas Tecnologías
AutomotrizDesarrolloManufacturasTecnología

Conduciendo hacia el futuro

Los cambios tecnológicos en la industria automotriz

La visualización muestra la evolución de las ventas de vehículos híbridos en Estados Unidos a través de los años

Comenzar

Las preocupaciones sobre la reducción de emisiones y un uso más eficiente del combustible están impulsando innovaciones en la industria automotriz global. Por una parte, se destaca el uso de biocombustibles y el desarrollo de automóviles híbridos, eléctricos y otras energías limpias. Asimismo, hay casos novedosos como los vehículos de conducción automática. Por otra parte, se desarrollan nuevos modos de utilización de automóviles como el car-pooling y el car-sharing. Si bien América Latina no tiene grandes desarrollos propios en estas nuevas tecnologías, sería importante impulsar una adaptación eficiente a estas tendencias en la industria automotriz, de modo de aprovechar sus múltiples impactos positivos.

La era de acelerado cambio tecnológico invade y modifica las conductas y preferencias de los habitantes en distintas partes del mundo, así como a las formas de producción de mercancías. En paralelo, surgen preocupaciones en torno a problemas globales como el cambio climático, que impulsan innovaciones para adaptarse o mitigar sus impactos. Las transformaciones en la industria automotriz constituyen un caso interesante de estas tendencias. En Estados Unidos, los autos, camiones y ómnibus son responsables de aproximadamente 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que contribuyen al cambio climático. En los últimos 40 años, el promedio de millas recorridas por galón de combustible en los vehículos producidos en Estados Unidos se duplicó. Esto ha motivado, desde hace tiempo, cambios tecnológicos y de mercado en la industria automotriz, que promueven el uso de nuevas fuentes de energía a la par del uso más eficiente del combustible tradicional.

Como parte de los esfuerzos para reducir el impacto contaminante del uso de automóviles, se ha extendido, por un lado, el uso obligatorio de cortes de combustibles fósiles con biocombustibles (principalmente etanol y biodiesel) en diversas partes del mundo.  Por otro lado, se producen distintos tipos de motores nuevos diferentes al de combustión interna, liderados por Estados Unidos y Francia. Los vehículos híbridos combinan el uso de motores de combustión interna y eléctricos, y pueden hasta duplicar el rendimiento promedio de los vehículos tradicionales, medido por la distancia recorrida por litro de combustible. Entre 1999 y 2014, la producción de vehículos híbridos en Estados Unidos ha crecido notablemente (tal como se observa en la visualización). Aunque todavía existen grandes desafíos por resolver, vinculados con la autonomía de circulación, se desarrolló toda una nueva rama de la industria automotriz, con un potencial de crecimiento incalculable. Como mínimo, en el parque automotor mundial, hay 9 millones de híbridos y alrededor de 700 mil vehículos eléctricos. En Estados Unidos alrededor de 3% de los autos vendidos anualmente son híbridos; hay más de 3,5 millones de autos de este tipo y 300 mil autos eléctricos en circulación. En Japón son 4,5 millones y más de 100 mil, respectivamente. Adicionalmente, se exploran alternativas para proveer de energías limpias a los autos, tales como las pilas de combustible de hidrógeno o la energía solar.

9 y 3,5 Millones de autos híbridos en el Mundo y EE.UU. respectivamente
700 y 300 Miles  de  autos eléctricos  en el Mundo y EE.UU.   respectivamente
3% De los autos vendidos anualmente en EE.UU. son híbridos

 
En paralelo, se están generando transformaciones interesantes en el modo de usar automóviles, incentivadas en muchos casos por los estados. Por una parte, el uso compartido de automóviles (car-pooling) implica que los pasajeros se organizan para viajar en el mismo auto, por ejemplo al trabajo, lo que puede ser facilitado por plataformas web diseñadas para estos arreglos. Por otra parte, hay empresas y organizaciones que promueven la práctica del car-sharing, a través del cual los usuarios pueden tener acceso a un vehículo de manera temporaria y por el tiempo que deseen en función de sus necesidades. Los usuarios deben estar afiliados previamente a la empresa u organización respectiva, lo cual hace que su uso sea mucho más rápido y más barato que el tradicional modelo de empresas de alquiler de autos. De acuerdo con Frost and Sullivan (2014), el crecimiento de la modalidad de compartir automóviles para el transporte ha crecido un 700% a nivel global entre 2006 y 2014. Estos nuevos modos de uso de automóviles generan ahorros de costos y tiempos para los particulares. Además, al reducir el número de autos en circulación ayudan a reducir la congestión en las ciudades, los espacios necesarios de estacionamiento y la emisión de GEI.Además de estas innovaciones, se destacan otras más llamativas como los vehículos de conducción automática, sin conductor. Google es una de las empresas que más está impulsando esta innovación. La expansión de esta tecnología en automóviles y camiones podría generar ahorro en el uso de combustibles -por una utilización más eficiente de vehículos, más livianos- y una reducción en las tasas de accidentes.  A partir del uso intensivo de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs) y de Internet de las Cosas, se espera el pasaje hacia sistemas de movilidad inteligente, donde se use la información en tiempo real sobre el estado del transporte para optimizar el aprovechamiento del parque automotor y de los caminos.

Si bien en América Latina no hay grandes desarrollos propios en estas tecnologías “duras”, sí existen innovaciones como el uso obligatorio de cortes de combustibles fósiles con biocombustibles e incipientemente se ven nuevos modos de utilización de automóviles. En este contexto, sería importante impulsar en la región una adaptación eficiente a estas tendencias en la industria automotriz, de modo de aprovechar sus múltiples impactos positivos.

Facebook Twitter Google+ Email